martes, 24 de abril de 2007

¿"Tecnoestressado" por no verte?



¿Tecnoestressado?... Despues de leer todo lo que implica su significado debo reconocer que sin darme precisa cuenta si padezco de vez en cuando este nuevo "mal", que yo diría es como una alergia temporal en nuestro caso (como si no fuera suficiente con los que ya tengo por achaques), y me veo obligado a admitir que, veces más, veces menos, ha llegado a afectarnos emocionalmente llegando incluso a sentir rabia, impotencia, ansiedad, dudas y hasta soledad, esto, por la dependencia que ambos tenemos de la que en voz de algún ferviente religioso la computadora fue catalogada cuando hizo su aparición en el mundo,.. "la caja del diablo" (aunque eso si, nosotros la usamos para fines benéficos, angelicalmente, como dos criaturitas buenas..jeje, por el blog, los ratos de charla en las madrugadas y lo demás que Tu ya sabes), los mensajitos por el teléfono celular (bautizados por mi como.. pi pi pi pi's), y la ocasional llamadita al celular (en realidad es de todos los días) para mantenernos apegados al sentimiento de interés, contacto y cercanía.

Tecnoestressado es una palabra compuesta por dos términos relativamente nuevos en el idioma:

Tecno, de tecnología, (RAE: Conjunto de teorías y de técnicas que permiten el aprovechamiento práctico del conocimiento científico), palabra que hace su aparición a partir de la revolución tecnológica que se ha suscitado durante el siglo pasado y que hoy en día es sin temor al error la actividad humana más primordial y a la cual nos vemos forzados a estar estrechamente ligados por su función de facilitarnos la existencia ya que involucra desde los aspectos laborales (en practicamente todos sus niveles buscando hacer más eficiente al profesionista, empleado, ejecutivo, etc.. al ponerle a disposición todo lo necesario para que realice su trabajo con el mayor rendimiento y celeridad posibles), educativos (el mismo avance se involucra en las aulas y sirve como herramienta para un mejor aprovechamiento y rendimiento buscando un correcto y más amplio aprendizaje que sirva como enlace al futuro profesional como método que lo adapte más fácilmente al actual entorno socio-económico), cotidianos (en el hogar (cualquier espacio de casa es susceptible a la presencia de la tecnología), en la calle (los vehiculos, en "los paseitos", el "diskman", el celu, etc..), e incluso en los periodos de tiempo que dedicamos al ocio y al descanso (la vagancia por la "Red", la tv, hasta el confortable Aire Acondicionado del área de reposo).

Estrés, del vocablo inglés stress, (RAE: Tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves), se entiende esto como todo aquello que nos provoque malestar emocional a raiz de las circunstancias imperantes en nuestro derredor "citadino", refiriendose esto a todos aquellos que vivimos en las ciudades de medianamente pobladas hasta las grandes urbes, resultando pues perjudicial, el estar sometido a la presión laboral, social, personal y educativa que se presupone de mayor intensidad en el área urbana dada la necesidad de subsistencia y la competitividad que se presenta debido a la fuerza socio-económica imperante.

Pero va mucho más allá de esto mencionado,aunque para ello mejor me apoyo en la palabra experta de lo que encontré aquí mismo en la "supercarretera"...


El término fue creado en 1984 por el psicoterapeuta estadounidense Craig Brod, para denominar una enfermedad causada por la incapacidad al enfrentarse a las tecnologías de un modo psicológicamente adecuado.

Dicho fenómeno normal en la activación fisiológica y psicológica de los individuos para realizar un determinado trabajo o una actividad en forma rápida y efectiva. Esto, en principio, no acarrea mayores trastornos. Pero si este aumento se presenta en forma reiterativa y aguda puede ocasionar enfermedades corporales como: hipertensión, gastritis, úlceras, entre otras; y mentales como ansiedad, problemas de concentración, pérdida de memoria, apatía, agresión, tristeza, nerviosismo, palpitaciones, falta de fuerzas, mareos, temblores, irritabilidad, trastornos de sueño, insatisfacción o depresión.

Tanto es así, que el estrés laboral en general, está siendo considerado como el nuevo riesgo emergente laboral del milenio.

Según algunos expertos, el primer síntoma es la ansiedad que puede expresarse a través de episodios de irritabilidad o resistencia obstinada a recibir instrucciones sobre el funcionamiento de cualquier elemento tecnológico.

Gordos, estréss..


El término fue retomado y utilizado en 1997 por Larry Rosen y Michelle Weil en su libro titulado "Tecnoestréss".

Algunas manifestaciones del mismo son:

-Necesidad imperiosa de adquirir las últimas novedades tecnológicas que salen al mercado

-Capacidad de estar manejando varios dispositivos tecnológicos a la vez lo que produce dispersión en la atención que puede llegar a provocar trastornos de concentración y memoria

-Empobrecimiento palpable del lenguaje tanto escrito como hablado que se traduce en la creación de códigos de palabras sincopadas y jergas particulares

-Utilización de la tecnología durante gran parte del día evitando el mantenimiento de relaciones personales

Los jóvenes son los más afectados por ese tipo de adicción que se concreta en el uso de la telefonía móvil e internet para comunicarse con sus amigos o en la pasión por los videojuegos. Los expertos consideran que la adicción por probar lo último en tecnología puede provocar frustración en caso de no conseguirlo derivando este comportamiento en estados de tristeza o ansiedad.

Para evitar la dependencia tecnológica, se proponen determinadas soluciones.

- Reservar un día a la semana sin tecnología para fomentar la comunicación hablada y la relación personal
- Profundizar en el objeto de la tecnología y utilizarla solo para lo estrictamente necesario.
- Limitar el horario de juego o de conexión de internet a un periodo determinado en el día

Wikipedia, estrés..


Así que si dedicas la mayor parte del día a chatear y navegar por Internet, si te genera mucha ansiedad saber si te llegó algún nuevo correo electrónico, si envías y recibes decenas de mensajes de texto por día o si estás demasiado pendiente de tu teléfono celular, incluso a los niños con sus video juegos, los "hipnotizados" por la tv o auqellos que se alelan con la música pegada a los oídos por los audifonos, prende las señales de alarma, porque es probable que estés sufriendo de “tecnoestrés”.

El ‘tecnoestrés’ afecta tanto a las personas incapaces de adaptarse a los nuevos tiempos como a los individuos ciegamente identificados con los adelantos tecnológicos

Leyendo un parrafito del libro encontramos lo siguiente:

"Las víctimas de la tecnosis desarrollan una fijación con la tecnología -detallan ambos especialistas. Esto crece de manera paultina, pero antes de que se den cuenta, pierden la conciencia de dónde terminan ellos y dónde comienza la tecnología. Los síntomas de la tecnosis incluyen sobrecargarse de trabajo y sentir que nunca se termina, creyendo que más rápido es mejor, y no saber cómo funcionar adecuadamente sin la tecnología".

Estas son algunas de las recomendaciones que figuran en el libro para elaborar una relación sana con la tecnología:

- Adoptar un tiempo límite de navegación en la red.

- Establecer un horario para desactivar el celular.

- Imponerse horarios de consulta para el e-mail, y distribuir los mensajes según la prioridad e importancia. No temer utilizar el “delete” (borrar).

- Tomarse un día a la semana en donde se desconecte completamente de la tecnología. No mirar los e-mails, no llevar celular ni navegar por internet y guardar la Palm (tampoco jugar con la Play Station).

- De vez en cuando, modificar el impulso de enviar un correo electrónico o un mensaje instantáneo a alguien, y optar por llamar a esa persona por teléfono o, directamente, visitarla. (Lo cual me parece estupendo.. y ya planeo realizarlo)

Francamente, cada quien conoce el punto de equilibrio en el que el uso acecuado y suficiente de la tecnología le resulta conveniente y saludable, el mismo cuerpo y el estado emocional sirven de alerta, por lo que, cuando te encuentres en un momento como los mencionados, sirve de mucho tomar un momento de tranquilidad y relajamiento para con ello no terminar siendo un automata "infoagobiado"..

Dice un "bloggero" en su estancia llamada
Ocio (dale click) con respecto a los consejos para no verse sometido por el Tecnoestrés y lo acompañan otras opiniones de consumados vagantes de la red...

Ya para concluir, por ahí leí lo siguiente:

De un modo o de otro, la tecnología es tan buen colaborador como peligroso enemigo.

Ya lo dijo en su día Albert Einstein, matemático y descubridor de la Teoría de la Relatividad: «El progreso técnico es como un hacha puesta en las manos de un psicópata». Por su parte, Vicente Verdú, escritor y columnista del rotativo El País, comentó en una entrevista: «Las máquinas parecen hechas para entenderse con otras máquinas, y no con el sentido común».