domingo, 30 de septiembre de 2007

Los 100 años de Frida



Muchas personas hablan sobre el dolor y pasan su vida lamentándose de algún padecimiento físico, sin siquiera darse cuenta de que otros han sufrido mucho mas que ellos y aún así lograron sobrellevar y muchas veces sobrepasar sus limitaciones dejando un gran legado.

Esa es mi opinión con respecto a la pintora mexicana Frida Kalho que en el corto tiempo de su vida sufrió las secuelas de la polio y un aparatoso accidente de autobús que la dejó con lesiones permanentes debido a que su columna vertebral quedó fracturada y casi rota, así como diversas costillas, cuello y la pelvis, su pie derecho se dislocó quedando machacado, su hombro se descoyuntó y un pasamanos le atravesó el vientre, introduciéndosele por el costado izquierdo y saliendo por la vagina (razón por la cual no pudo tener hijos). La medicina de su tiempo la torturó con operaciones quirúrgicas (32 a lo largo de toda su vida), corsés de distintos tipos y diversos mecanismos de "estiramiento"



Mucho se ha hablado de esta pintora nacida en Coyoacán, México, en 1907 (o 1910 como decía ella), algunos hasta mencionan sus tendencias lésbicas, sus rebeldías en la etapa escolar, sus amoríos y aventuras y también sus tendencias comunistas, sobre esto se puede leer en cualquier página de Internet pero también deben mencionar que el dolor en esa magnitud a veces solo es soportable de cierta manera.


Ella pintaba su mundo subrrealista el cual dejó plasmado en cada uno de sus cuadros. Al igual que Van Gogh, Picasso y otros, no veía la vida con los ojos que lo vemos nosotros por ende su vida no podía ser igual que la nuestra. Ella era dos mujeres en una, la Frida mexicana que representaba su nación vistiendo su traje de Tehuana y la Frida de raíces europeas
Aunque su vida en la tierra fue breve y a menudo bastante turbulenta y dolorosa, nos dejó un legado artístico que rivaliza con cualquier otro. Usando su único y personal estilo folklórico, Frida pintó el diario de su vida. Cada pintura, en lugar de ser un simple autorretrato o naturaleza muerta recoge un momento de su vida. Reflejan las emociones de su turbulenta relación con su marido, el famoso muralista Diego Rivera, el dolor físico y emocional que tuvo que soportar a lo largo de toda su vida, como consecuencia de un trágico accidente de autobús y su incapacidad de tener hijos. Durante su vida, Frida pintó unas 200 obras directamente relacionadas con sus experiencias en su vida.
En sus obras deja reflejado su dolor, su personalidad, su vida y ese mundo que para ella solo significó un paso hacia su verdadera vida, como se puede leer en las últimas palabras de su diario : "Espero que la marcha sea feliz y espero no volver".

Ver su biografía, galería de arte, viajes y anécdotas de Frida en esta
página