domingo, 30 de diciembre de 2007

La Historia del Árbol de Navidad..



Por qué existe un árbol navideño?, Qué relación tiene con la Natividad?, Hubo un árbol representado o sembrado durante el nacimiento de Jesús?

Reconociendo que desconocía parte del trasfondo de todo esto, decidimos echar un vistazo a la historia del árbol navideño, para saber en qué momento o cómo fue ligado a la tradición del festejo por el nacimiento de Jesucristo, y su posible importancia en ello, y por qué su aceptación simbólica en el evento de todas las navidades..

Hay varias fuentes, y todas apuntan a lo mismo, lo cual nos parece suficiente para aceptarlo como cierto, advirtiendo que su relación no es tan adecuada, ni siquiera tendría razón de hacer presencia en los hogares como parte de la conmemoración, ya que siendo estrictos va en contra, desde su origen, con las enseñanzas biblicas, y parte del significado de los simbolos presentes en su engalanamiento son incluso prohibidas por la misma escritura, ya que atienden a la creencia de figuras como parte de la fe, y ello supone una desviación a la figura central del cristianismo, el Hijo hecho carne.

En fin, ello no eliminará lo que ya se tiene sembrado y de generación en generación transmitido como una tradición "sana", inocente, llena de bondad, y que simplemente intenta ser parte del engrandecimiento y belleza de su nacimiento.

Aquí expongo parte de lo hallado en las lecturas cibernéticas..



El Árbol de Navidad, es una tradición típicamente alemana..

A Alemania se le atribuye el haber iniciado la tradición del árbol de Navidad como se la conoce en la actualidad pero su orígen data de creencias y costumbres ancestrales.

En la antigüedad los árboles y plantas que durante el invierno permanecían verdes tenían un significado muy especial. La gente colgaba ramas de siemprevivas, plantas de hojas perennes, en sus puertas y ventanas, ya que creían que alejaban a brujas, fantasmas, malos espíritus y enfermedades.

Muchas civilizaciones antiguas creían que el Sol era un dios y que el invierno llegaba cada año porque se enfermaba y debilitaba. Celebraban el solsticio porque significaba que por fin el dios Sol comenzaba a recuperarse. El verdor de las hojas de siemprevivas les recordaba que todas las plantas crecerían de nuevo cuando el dios Sol estuviera fuerte y regresara el verano.

Los antiguos egipcios adoraban al dios Ra, quien tenía la cabeza de un halcón y usaba al Sol como un disco resplandeciente en su corona. En el solsticio, cuando Ra empezaba a recuperarse de la enfermedad, los egipcios llenaban sus casas con brotes verdes de palmera, que simbolizaban para ellos el triunfo de la vida sobre la muerte.

Los primeros romanos marcaban el solsticio con una fiesta llamada Saturnalia, en honor de Saturno, el dios de la agricultura. Sabían que el solsticio significaba que pronto las granjas y huertos estarían verdes y llenos de frutos. Para señalar la ocasión, decoraban sus hogares y templos con ramas de siemprevivas.

En el Norte de Europa, los misteriosos Druidas, los sacerdotes de los antiguos celtas, también decoraban sus templos con ramas de siemprevivas, como un símbolo de la vida eterna. Los feroces vikingos de Escandinavia pensaban que las siemprevivas eran las plantas especiales del dios Sol, Balder.

Los antiguos germanos creían que el mundo y todos los astros estaban sostenidos pendiendo de las ramas de un árbol gigantesco llamado el “divino Idrasil” o el “dios Odín”. En cada solsticio de invierno, cuando suponían que se renovaba la vida, le rendían un culto especial.

La celebración de ese día consistía en adornar un árbol de encino con antorchas que representaban a las estrellas, la luna y el sol. En torno a este árbol, bailaban y cantaban adorando a su dios.

Se cree que Martín Lutero, el reformador protestante, fue quien primero colocó velas encendidas a un árbol. Cuenta la leyenda que, caminando a casa una noche de invierno, fue sorprendido por el brillo de las estrellas, destelleando entre los árboles cercanos. Para reproducir la bella escena a su familia, colocó un árbol en la habitación principal de la casa, le instaló alambres en sus ramas para sostener velas encendidas y dijo que sería un símbolo del hermoso cielo navideño.

Otra leyenda dice que la gente de Alemania combinó dos costumbres que se habían practicado en diferentes regiones del mundo: el árbol del Paraíso, un abeto decorado con manzanas que representaba el árbol del Conocimiento en el Jardín del Paraíso y la Luz de Navidad, un marco de forma piramidal, usualmente decorado con esferas de vidrio, oropel y una vela en la punta, que era el símbolo del nacimiento de Cristo como la Luz del Mundo.

Cambiando las manzanas del árbol por esferas de oropel, agregando galletas de diversas figuras y combinando este nuevo árbol con la Luz colocada en la punta, los alemanes crearon el árbol de Navidad que conocemos ahora, llamado Tannenbaum. Arbol que es decorado en secreto por las mamás con luces, oropel y otros adornos; que tradicionalmente se descubre y se enciende el día de Nochebuena, cuando los niños encuentran galletas, nueces y regalos bajo sus ramas.

Otros cuentan (Los Catolicos), que San Bonifacio, evangelizador de Alemania e Inglaterra, derribó el árbol que representaba al dios Odín, y en el mismo lugar plantó un pino, símbolo del amor perenne de Dios y lo adornó con manzanas y velas, dándole un simbolismo cristiano: las manzanas representaban las tentaciones, el pecado original y los pecados de los hombres; las velas representaban a Cristo, la luz del mundo y la gracia que reciben los hombres que aceptan a Jesús como Salvador. Esta costumbre se difundió por toda Europa en la Edad Media y con las conquistas y migraciones, llegó a América.

Poco a poco, la tradición fue evolucionando: se cambiaron las manzanas por esferas y las velas por focos que representan la alegría y la luz que Jesucristo trajo al mundo.

Las esferas y sus colores, actualmente simbolizan las oraciones que hacemos durante el periodo de Adviento:
• azules simbolizan oraciones de arrepentimiento
• plateadas, de agradecimiento
• doradas, de alabanza
• rojas, de petición

La forma triangular del árbol (por ser generalmente una conífera), representa a la Santísima Trinidad.

El árbol de Navidad recuerda al árbol del Paraíso de cuyos frutos comieron Adán y Eva, y de donde vino el pecado original; y por lo tanto recuerda que Jesucristo ha venido a ser Mesías prometido para la reconciliación. Pero también representa al árbol de la Vida o la vida eterna, por ser de tipo perenne.

Se acostumbra poner una estrella en la punta del pino que representa la fe que debe guiar nuestras vidas.



La costumbre del Árbol de Navidad fue introducida en los Estados Unidos durante la Guerra de Independencia por tropas de Arpillera. Una temprana cuenta cuenta de un Árbol de Navidad establecido por soldados americanos en la Fortaleza Dearborn, Illinois, el sitio de Chicago, en 1804. La mayoría de las otras cuentas tempranas en los Estados Unidos estaban entre los colonos alemanes en Pensylvania de Este.

La tradición del Árbol de Navidad tarde o temprano ha extendido en todas partes de Europa. Los Derechos ingleses ayudaron a popularizar el árbol en Inglaterra decorando el primer Árbol de Navidad en el Castillo Windsor en 1841. El príncipe Albert, el marido de Reina Victoria, decoró el primer Árbol de Navidad inglés con velas, caramelos, frutas, y el pan de jengibre.

En una edad temprana Los árboles de Navidad a menudo decoraban con manzanas, las nueces, las galletas, coloraron las palomitas de maíz y las velas. La invención de la electricidad del siglo XX y el uso de las luces eléctricas de Navidad ayudó la extensión del uso del árbol de Navidad.

Es ahora común en la mayoría de las comunidades por toda parte de EEUU para destacar las demostraciones públicas de Árboles de Navidad. Cada año el Presidente de los Estados Unidos alumbra el Árbol de Navidad Nacional en Washington y en la vuelta de patinadores de Nueva York bajo el árbol alumbrado de Centro de Rockefeller. Por Europa y el resto del mundo, el Árbol de Navidad, también se ha aceptado y ha adorado fácilmaente.

Su llegada a México se considera alrededor del siglo XVII, cuando florece una serie de costumbres para el período navideño, como la preparación del árbol, la corona y los cirios de adviento, así como la elaboración de juguetes de madera, para fomentar el gozo y la alegría de los niños.

Cabe destacar que de Alemania también provienen otros símbolos navideños como los villancicos, Santa Claus (Papá Noel, en otras latitudes del mundo) y parte de la literatura navideña, cuyo exponente más conocido es Ernesto Teodoro Hoffmann (1776-1822), autor de cuentos y partituras como El Cascanueces, El rey de los ratones y La señorita de Scúdery.


Recopilado de los siguientes lugares:
Wikipedia
catholic.net
Publicaciones Especiales
ChristmasCarnivals
El Universal

Dad una ojeada por la página de la BBC que nos muestra un listado de los árboles más sofisticados que se encontraron por el mundo en este 2007
BBC, Árboles de Navidad del mundo

1 comentario:

Dos Destinos: Seda y Humo dijo...

muy buena investigación de mi chamaquito..como complemento histórico déjame acotar que también
en la época de los druidas durante la festividad pagana del sol, ellos colgaban cabezas de osos o de sus enemigos para su celebración, Esas cabezas duraban días "adornando" los pinos.
El abeto es símbolo de inmortalidad y sus ramas como las del muerdago se usan para ofrecer buenos deseos y en cada una de las páginas de estos blog he colocado una ramita de muerdago para que debajo de el me beses..muaa